Pinceladas firmes, llenas de pasión y de vivo color. Así es la obra que nos muestra Oksana Kartavtseva, fascinada por la naturaleza de nuestras islas, en esta exposición que lleva por nombre “Reflexión” y que permanecerá en la sala de La Ranilla hasta el 30 de marzo.