La muestra de Italo Somma en “Euritimia”  fue presentada al público en la noche de ayer en La Ranilla Arte Cultura de Puerto de la Cruz.

Italo pinta. Y en el aire, vagando sobre la existencia, se dibuja la música del instante, el instante gradual: la raspadura de un blues, la pirueta de una fuga, la tormenta de un tango, el ardid de una tocatta, el jolgorio de un fandango, el aroma de una bachiatta…Un rasgueo, un trazo, un arpegio… todo vale para que Italo descienda del pincel a la guitarra, o de ésta al lienzo, de la nota al color, del ojo al oído, y busque y rebusque en el crisol de su paleta o en el magín de su guitarrra, el cromatismo de un semitono o la textura de un glissando: la luz volviéndose música, música plástica. La pintura y la música, la furia y el sonido.

Entre las piezas más interesantes que pueden disfrutarse en esta colección destacan los retratos de Paco de Lucía y Camarón de la Isla, además de algunas otras donde resaltan pies y manos como canales por donde toma forma la pieza musical con toda la totalidad de sus cromatismos.